A cualquier profesional que vaya a asistir partos, una de las primeras herramientas que se le enseña, es hacer bien un tacto vaginal. Con él podemos controlar del proceso del parto, si progresa adecuadamente (como si esto fuera la asignatura de matemáticas) o si se estanca. Aun en la formación que recibí de la matrona en Nicaragua y la partera en Perú, los tactos – aunque no frecuentes ni mucho menos-, formaron parte del aprendizaje.

Nos han enseñado los centímetros que debe tener un cuello para saber si ya ha comenzado el trabajo de parto o no, incluso hay mujeres que, en un control rutinario, sin tener contracciones, han quedado ingresadas porque en un tacto vaginal se les ha visto que estaban de 3 cm.

Pues bien, no es que los tactos vaginales sean una herramienta inútil, en ocasiones nos puede indicar una mala posición de la cabeza o nos puede ayudar a prevenir una complicación mayor, creo que cuando tenemos poca experiencia, es de las cosas que mejor deberíamos saber hacer. Pero eso no quiere decir que sea beneficioso usarlos de manera rutinaria sin una razón médica importante.

Dicho ésto, me apetece contar un poco mi experiencia y lo que vengo observando. Siempre me han dicho que los partos velados, es decir, partos en los que el bebé nace con la bolsa íntegra, son muy raros de observar. Parecía cosa de magia poder ver uno. De hecho, se les ha atribuido en algunos lugares, capacidades especiales a esos bebés.

Siento romper los mitos y predicciones respecto a esos hijos, pero me parece que el problema de la “rareza” de éste tipo de partos, radica en parte, en los tactos vaginales que hacemos los profesionales a las mujeres.

Los más científicos argumentarán que sin tacto vaginal, no hay forma de saber cómo evoluciona un parto. Creo (y me avala la evidencia científica-ver bibliografía), que podemos saber cómo evoluciona un parto sin realizar un tacto vaginal y éste es un aprendizaje que voy teniendo cada vez más claro y seguramente me llevará algunos años más afianzar. Si una mujer no lleva una epidural, se pueden observar todas las fases bien diferenciadas, cuando todavía tiene conciencia de la realidad y aún no se ha metido profundo, cuando su respiración cambia, cuando jadea, cuando se mueve diferente, qué ruidos hace…Hay muchas señales con las que observar cómo va un parto sin necesidad de meter los dedos en la vagina de la mujer (lo cual, sin necesidad justificada, siempre me ha resultado muy violento). A veces, no hacer un tacto, le cuesta tanto al profesional como a la mujer atendida, que también quiere saber cómo va el proceso. Pero es que, en un parto, se trata precisamente de soltar el control. Hacer eso que tanto nos cuesta en nuestra vida diaria para que el fluir del parto vaya adecuadamente.

Así que decidí contabilizar de todos mis partos atendidos en casa, cuántos habían sido velados, cuántos habían roto la bolsa minutos antes de nacer el bebé y en cuántos se había roto la bolsa durante la dilatación. Y de todos ellos, en cuáles había hecho tactos y en cuáles no.

El resultado es el siguiente: 53 partos atendidos en domicilio (he eliminado algunos de los que se hizo traslado hospitalario por falta de datos) de los cuales 13 tuvieron rotura prematura de membranas, sin contracciones. De los 40 restantes, 7 fueron partos velados en los que sólo en uno hice un único tacto vaginal al final de la dilatación; 8 rompieron la bolsa minutos antes de nacer y de éstos, sólo en dos se hicieron tactos vaginales al final del parto (en uno lo hizo la propia madre y en otro lo hice yo minutos antes de que se rompiera la bolsa). Y de los partos en que se rompió la bolsa durante la dilatación -25-, 18 de ellos hubo tactos vaginales y 7 no (5 de los cuales fueron partos bastante rápidos). Basado en mis resultados, observo una fuerte asociación entre no hacer tactos y obtener partos velados, evidentemente las membranas se rompen por más motivos: presión, los propios obstáculos del canal de parto, membranas más débiles…. Pero tengo claro que cuantos menos tactos vaginales haga, cuanta menos intervención se realice en un parto, más probabilidad tendré de que los bebés nazcan con las membranas íntegras, a menor invasión y mayor respeto, mayor integridad de todo el proceso. No soy una gran científica y el proceso que lleva elaborar un estudio a gran escala con datos, fórmulas matemáticas etc., no es lo mío, a parte de que me faltarían muchísimos casos para que se considerara un estudio de alta calidad. Por eso prefiero poneros mis datos y que cada una interprete lo que le parezca.

¿Por qué es importante mantener las membranas íntegras? Porque mantener las membranas intactas beneficia tanto al bebé como a la madre: para la madre, la presión de las contracciones a nivel de dolor, se amortigua considerablemente si la bolsa se mantiene íntegra. Para el bebé sucede lo mismo: el líquido amniótico contenido dentro del saco, amortigua los roces y la presión sobre su cabeza, lo que probablemente hará que esa compresión-descompresión que sucede entre el paso por el canal del parto y el nacimiento de la cabeza, sobre el cerebro, sea más suave; previene la formación de caput; también protege mejor el cordón umbilical de cualquier compresión y le permite mayor libertad de movimientos. También es importante mantener las membranas íntegras por si hay vasos umbilicales que pasan a través de ellas (un fenómeno raro, pero que yo ya he visto 3 entre el domicilio y mi paso por el hospital (en los tres, la bolsa se rompió de forma espontánea). Sucede en los casos de inserción velamentosa de cordón, placentas bilobuladas o trilobuladas y placenta con cotiledón aberrante), al romper artificialmente la bolsa, los vasos por donde va la sangre fetal, podrían romperse también y pondríamos en riesgo al bebé. Y por supuesto, cuanto más tiempo se mantengan las membranas íntegras, menos riesgo de infección para ambos, tanto para el bebé que viene al mundo con muy pocas defensas y a un medio lleno de gérmenes, como para la mamá cuyo órgano uterino está abierto al medio externo y más vulnerable a infecciones. También hay que tener en cuenta que, cuando una madre ingresa con bolsa rota, el protocolo es dar antibióticos, así que eso que nos ahorramos también.

¿De qué manera ayudamos a evitar una rotura prematura de membranas (RPM)? La rotura prematura de membranas es aquella situación en la que la bolsa se rompe antes de que comiencen las contracciones, a veces antes de la semana 37 y a veces después. Si ya tienes antecedentes personales o familiares de RPM, te sugiero que no permitas en las visitas rutinarias que ningún profesional te realice un tacto vaginal, a menos que haya una razón médica importante, controlar cómo va tu dilatación, no lo es. Por otro lado, el consumo de vitamina C junto a bioflavonoides, ayuda a fortalecer las membranas corporales, al igual que se considera que el zinc también ayuda a la integridad tisular y al mantenimiento de las membranas íntegras (Sikorski, et.al., 1990). Hay que entender que en un parto hospitalario no se puede exigir que se eliminen del todo los tactos vaginales, pero sí se puede pedir que se realicen los mínimos imprescindibles y sólo por un profesional cada vez, al igual que puedes negarte a la rotura artificial de membranas (la OMS desaconseja esta práctica de forma rutinaria), a no ser que la razón médica sea más importante.

La maniobra de Hamilton que algunas conoceréis, consiste en introducir los dedos en la vagina como si fuésemos a hacer un tacto y separar las membranas del orificio interno del cuello del útero, con el objetivo de inducir el parto en las próximas horas, es más doloroso que un tacto normal. Es una técnica invasiva que no debería realizarse de forma habitual, y menos con la única razón de que hemos cumplido ya la semana 40. Se recomienda sobre todo cuando casi hemos llegado a la semana 42 y el parto no sucede, o cuando existe una necesidad médica importante de provocar el parto, lo cual, aunque invasivo, puede que sea preferible a inducir directamente con medicación. Al realizar ésta maniobra, a algunas mujeres se les rompen las membranas horas después o incluso mientras se realiza la maniobra. No voy a centrarme en esta maniobra que me daría para un post entero.

Hay datos sobre cuántos bebés nacen con la bolsa amniótica íntegra: 1 de cada 80.000 nacimientos. Cómo veis, yo que no he atendido ni cerca de esa cifra, ya he tenido 7. Y no, no me considero alguien especial tocada por ninguna varita mágica. Hay que tener en cuenta que esa estadística está basada en partos hospitalarios en los cuales se rompe con frecuencia y de forma artificial las membranas, cosa que las matronas -dicho sea de paso-, hacemos poquísimas veces. Y aunque todavía hay profesionales que creen que el parto se acelera rompiendo las membranas, no es una práctica recomendada y hay que valorar cada caso en particular en vez de realizarlo de manera rutinaria.

Ni qué decir tiene que conforme me siento más segura, voy haciendo menos tactos e incluso ninguno y, por lo tanto, el descubrimiento de más partos velados, está siendo muy reciente. Lo publico, porque alguien me animó a hacerlo y le pareció un tema interesante, al igual que a mí.

En mi web aparecen varios partos en los cuales el bebé ha nacido “enmantillado” (dentro del saco): http://www.laurasolamatrona.com/parto-en-casa/

  • La foto es de Marisol, cuyo hijo Jorge, nació con las membranas íntegras, las cuales están apoyadas en el brazo derecho de su madre, justo después de quitárselas.

Bibliografía:

Anne Frye. Holistic Midwifery. Volume I. pag 251, 482-487.

Anne Frye. Holistic Midwifery. Volume II pag 381-411.

Ibone Olza. Parir

Isabel Fernandez del Castillo. La revolución del nacimiento.

https://www.pregnancycorner.com/giving-birth/caul-birth.html

https://www.bebesymas.com/parto/impresionante-la-foto-del-bebe-que-nacio-con-el-saco-amniotico-intacto

https://quemas.mamaslatinas.com/pregnancy/111944/veiled_births_7_fun_facts

https://mothertomothermidwifery.com/2016/11/26/birth-in-the-caul/

https://mobile.nytimes.com/2014/12/15/opinion/are-midwives-safer-than-doctors.html

https://www.bebesymas.com/noticias/la-rotura-artificial-de-la-bolsa-no-implica-un-parto-mas-rapido

https://mumcentral.com.au/rare-birth-video-en-caul-birth/

http://birthwithoutfearblog.com/2013/03/01/bubble-caul-baby/

http://www.caulbearer.org/cb_removingacaul.php

http://vasaprevia.com/Vasa-Previa-Defined

http://www.cochrane.org/CD000013/PREG_amnioinfusion-for-potential-or-suspected-umbilical-cord-compression-in-labour

http://www.cochrane.org/CD010218/PREG_treatments-improving-outcomes-mother-and-baby-when-waters-have-broken-too-early

http://www.cochrane.org/CD010088/routine-vaginal-examinations-in-labour

http://www.cochrane.org/CD006167/PREG_amniotomy-for-shortening-spontaneous-labour

http://www.cochrane.org/CD000451/PREG_membrane-sweeping-for-induction-of-labour

http://matronaonline.net/maniobra-de-hamilton/

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies