Parir en casa

25
Ene

Cómo financiarse un parto en casa

Este es uno de esos temas que preocupan a muchas familias que se plantean un parto domiciliario. No voy a entrar en si es un servicio caro o barato, porque muchas de las cosas que hacemos (como estar máximo 5 semanas de guardia), no se pueden cobrar (ya que la cifra entonces, sería estratosférica). Así que ésta vez me voy a centrar en cómo conseguir ese dinero que nos va a llevar a la experiencia que queremos en nuestro hogar. Leer más

24
Ene

Más íntimo que hacer el amor

Recuerdo pocas cosas de mi parto, ya que antes nunca había estado tan conectada con mi cuerpo y tan desconectada con mi entorno. Recuerdo como me abrazaba con mi pareja, como si fuera mi ancla, recuerdo la presencia y el apoyo de mi matrona y mi doula, como me aliviaban y me animaban con sus palabras y masajes, recuerdo el miedo, recuerdo el dolor…

Recuerdo estar desnuda, más abierta y expuesta que nunca, toda mi privacidad se fue hacía ya varias contracciones y mi pudor bajaba según aumentaba el dolor.  Leer más

24
Ene

Las mujeres podemos parir

Yo parí a mi primera hija en un hospital público, hace cinco años. Concienciadísima de que quería un parto sin intervención, con mi plan de parto super preparado y yo sintiéndome fuerte y capaz. Llegué con 6 de dilatación, y me lo acabaron haciendo todo. Todo el protocolo hospitalario, entero: rotura de bolsa, maniobras raras para girarla dentro de mí, episiotomía, Kristeller, comentarios horribles durante el parto… Y aunque al principio pensé que había tenido un buen parto (aquí está mi bebé maravillosa), con el tiempo fui sintiendo que no había sido así. Que me habían hecho cosas que yo no había elegido, que no había querido. Que me habían metido miedo con las palabras mágicas: sufrimiento fetal. Me lo habían quitado. Mi momento y el de mi pequeña. Leer más

24
Ene

Venid a verme parir

Nos llamáis locas e inconscientes por no querer que los griten. Por temer que nos rajéis. Por tener miedo a que os volváis a saltar las recomendaciones médicas de atención a parto. Por conocer las implicaciones de maniobras, medicación, posiciones. Por confiar en nuestros cuerpos, en nuestrxs hijxs. Por rechazar la instrumentalización en una proceso básico y natural. ¿Os imagináis estar en el wc, rodeados de gente, tumbados boca arriba, con alguien metiéndote el dedo por el ano cada vez que considere? Fácil no sería.
Mi cuerpo sabe parir. Mi hija sabía nacer. Leer más

2
Ene

Porqué Silvia eligió dar a luz en su hogar

”Elegí dar a luz en casa con mi matrona porque en un hospital no encontraba el respeto que necesitaba, ni me sentía segura frente a las posibles intervenciones que podrían surgir y que tenía la certeza de que aceptaría por la presión social y no por mi voluntad, o si iba a tener a mi marido en la misma habitación para apoyarme en todo momento y no solo a ratos. Necesitaba seguridad e intimidad, y que se respetaran mis deseos y decisiones. A cualquier familia que pierde a su bebé, hay que mandar condolencias y exigir respeto, una noticia así solo vale para señalar y juzgar y este tipo de sucesos necesitan respeto y apoyo.”

23
Dic

Por qué elegí un parto en casa. Elena

Quería un parto respetado, fisiológico y en el que me sintiera dueña de mi cuerpo y pudiera tomar mis propias decisiones. No quería epidural, no quería goteros, no quería estar inmóvil “atada” a una camilla de hospital.
Pensaba que me tocaría pelear en el hospital, que mi chico no llegaría a paritorio y que no era un ambiente muy propicio para él teniendo una discapacidad y alergia al látex. Pero era lo que había, lo normal, el hospital donde dan a luz la mayoría de las mujeres de Zaragoza (y del que yo había oído unas cuantas historias de parto espeluznantes). Leer más

22
Dic

Parir hace 17 años

Parí en este país en una época en la que las mujeres no eran perseguidas por ser lo que son, tuve suerte de no tener que hacerlo en este momento actual tan desenfocado y agresivo. Fue hace 17 años y el jefe de servicio de obstetricia de uno de los hospitales más importantes de Madrid me llevó el embarazo, era un señor muy mayor, ya fallecido, y que tras más de 50 años atendiendo miles y miles de partos, la gran mayoría de ellos en casa como lo había hecho desde siempre, me auscultó con el doppler… sólo con el sonido, me dijo el peso de mi bebé, del líquido amniótico, la posición, el lugar y tamaño de la placenta, el número de venas, si tenía vuelta o no de cordón… 

Al día siguiente me hice una ecografía con otro profesional y salía exactamente lo mismo que él había escuchado y palpado. Ojalá los ginecólogos actuales conocieran mínimamente algo de esa sabiduría y experiencia, porque recomendarían parir en casa cuando el bebé está sano, la madre es joven y todo está correcto, ésa fue su recomendación y mi bebé nació en casa, por supuesto. Y el segundo también.

24
Nov

El poder que hay en mi

Hace unos días que me decidí a redactar mi parto, ya que una de las muchas razones por las que elegí un parto en casa fue leer todos esos relatos de mujeres tan valientes que transmiten esa fuerza y energía, yo también quería decidir donde dar a luz, y a ser posible cómo, por eso me gustaría aportar mi granito de arena por si alguna futura mamá lee mi relato y le anima a tener una experiencia inolvidable en el lugar que ella elija.

Antes de empezar, quiero dedicar este relato a Laura, Ariana, Jose y a mi hija Laura. El título que he elegido es un resumen de lo que sentí durante mi parto, poder, porque nosotras podemos parir, nuestros hijos pueden nacer, y sobretodo porque las primerizas podemos dar a luz. Leer más

6
Nov

Nacida para parir

Os dejo con el relato de uno de los partos más recientes, gracias Elena por tu gran aportación:

Llevo muchos días queriendo escribir el relato de mi parto en casa… me ha tocado escribirlo en varios días, pero por fin, ahí va (advertencia: es largo).

Podría titularlo “Nacida para parir”, y es que ha sido tan fácil y tan rápido que me pregunto por qué no serán así todos los partos. ¿Será la genética? ¿La preparación física y mental? ¿La forma de ser? ¿Toda la teoría leída antes de ese gran momento? ¿Puro azar? Supongo que una mezcla de todo…

El jueves 5 de octubre me levanté a las 9 de la mañana y al ir al baño me di cuenta de que había roto aguas, como una fisura en la bolsa amniótica (aguas claras, por suerte). Llevaba ya 15 días echando el tapón mucoso y ese jueves era luna llena… Yo desde la luna llena de septiembre tenía la sensación de que Vega se adelantaría y vendría alrededor del día 5 (cuando mi salida de cuentas “oficial” era el 12 de octubre).

Avisé en el grupo de WhatsApp a la matrona, Laura Sola, a la doula, Ariana y a Raúl, que se volvió a casa inmediatamente. Aún no sentía contracciones así que aquello podía durar aún muchas horas… Leer más

17
Oct

Nacer en mi casa

Los papás de F vinieron a mí mucho antes de decidir parir en casa. Traían una mochila cargada de piedras que fueron soltando valientes por el camino de los talleres prenatales y el seguimiento del embarazo. Me estremezco cada vez que recuerdo su historia. Una historia de superación, valentía y fuerza, mucha fuerza. Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies