Parto

El parto es un proceso natural y fisiológico, igual que hacer la digestión, respirar o tener un orgasmo. Concretamente se parece mucho más a esto último, porque es un proceso sexual, en el que tienen lugar las mismas hormonas que cuando hacemos el amor. A eso, debemos sumarle que somos mamíferas, lo cual hace que sea un proceso con unas necesidades especiales. ¿Has visto parir a una gata, una perra, una coneja o una vaca? Pues así parimos las mujeres, buscando la tranquilidad, el silencio, la intimidad y el respeto, sobre todo cuando el miedo no nos paraliza.

Dar a luz es como un tránsito, tras el cual, no volvemos a ser las mismas. Después de eso, nos hemos convertido en otra mujer, hemos tenido un aprendizaje express en cuestión de horas. Recibimos a nuestro bebé con otra cara, fascinadas de lo que acaba de suceder. Esto que muchas lo vivimos con normalidad, otras lo viven con miedo o lo recuerdan de forma traumática cuando ya ha pasado. ¿En qué se diferencia una experiencia de otra? En cómo nos hemos preparado para el día del parto, en nuestras expectativas y en quién y cómo nos acompañan. El nacimiento de nuestra hija o hijo, debería ser respetado, incluso en el caso de ser una cesárea programada. Se deberían escuchar nuestros deseos, nuestros miedos, para poder trabajarlos antes de que nazca ese bebé.

Me he leído infinidad de libros sobre partos, he visto miles de vídeos de parto una y otra vez. Alguien puede pensar,¿para qué los ves una y otra vez? ¡Si todos terminan igual! Pero no, no son iguales, cada parto es único y diferente. Distinto en cada mamá y cada bebé, cada uno de nuestros partos es diferente y no entramos en una única definición o un único patrón. Las mujeres no somos matemáticas, no tenemos un reloj dentro que durante el parto vaya dando las horas regularmente. Hay mujeres cuyo parto se para en los 5 cm y reanuda horas después, otras que dan a luz de día y otras de noche, mujeres cuyas contracciones vienen de forma regular cada 5 minutos y otras cada 10 hasta el momento del expulsivo, mujeres que en ningún momento tienen contracciones regulares…

Hay tantos partos como mujeres existimos en el planeta. Acompañar un parto es siempre algo nuevo a lo que enfrentarse. Hace años, me decía una amiga que parir era mucho más fácil que acompañar un parto, no sabría estar en acuerdo o desacuerdo. Sólo sé que parir es la primera prueba que te pone la vida en el comienzo de la crianza de esa hija o hijo. Es el primer escalón en el que aprender que la vida de tu hija o de tu hijo no te pertenece, que es necesario soltar, dejarse llevar durante el proceso y disfrutarlo, venga como venga, sin querer controlarlo. Porque el parto no se controla, ni se busca, ni se manipula, sobre todo cuando quieres que fluya como el agua y no se complique.

«El parto sucede, te atraviesa y te da la vuelta como un calcetín, para sacar lo mejor de ti»

Cómo Acompañarte

Un servicio completo de seguimiento de embarazo, parto en casa y postparto, meses de trabajo en los que estarás totalmente acompañada.

Las personas que te acompañamos si decides dar a luz en tu hogar, quieres somos Ariana y yo en este trabajo tan íntimo.

Para pasar el máximo tiempo en tu hogar antes de acudir al medio hospitalario, acompañada de una profesional que pueda decirte cual es el momento adecuado para marchar

Marisol

«Ojalá las mujeres conociesen que el parto en casa es posible, ojalá algún día no muy lejano se normalice y todas tengamos la capacidad de elegir. Curiosamente el comentario ha sido «qué valiente» pero de verdad, que no es cuestión de valentía sino de tomar decisiones y acompañar el nacimiento de tu hijo/a con todos los detalles que te hagan sentir conectada con tu feminidad y con tu bebé. Laura, mil gracias por tus palabras, tu formación, tu experiencia, tu compañía, tu feminidad, tu respeto, tu sentido de captar lo sutil, tu fe en que todo puede salir bien… como fue mi caso, que bonita experiencia.»

Consúltame tus Dudas

Si después de contarte un poco por encima quién soy y lo que puedo ofrecerte, tienes interés en conocerme, ponte en contacto conmigo. Estaré encantada de atenderte.